STEMbach: Balance primer año

“Lo esencial en STEMbach no es tanto lo que se estudia, sino cómo se estudia”

Con esa cita en el periódico comenzamos el curso, primero de Bachillerato. Para nosotros, este curso no fue tan sólo la típica “iniciación” a segundo, sino que también fue una iniciación a los distintos proyectos que hemos comenzado a realizar a finales de este curso, y que remataremos en la primera mitad del siguiente.

Las ramas comunes que tienen en común todos los proyectos, pese a las grandes diferencias entre ellos, serán la biología, la estadística (bioestadística), la informática, y la comprensión y expresión de los resultados que obtengamos.

Para completar de adquirir las competencias necesarias, además de las dos horas (de métodos estadísticos) a la semana un día por la tarde, asistimos a una conferencia en Santiago y a varias en el colegio, una de ellas del mundialmente conocido doctor Ángel Carracedo.

Precisamente con él tenemos el lujo de trabajar, pues es nuestro “tutor” en la Universidad. Gracias a él, tuvimos la oportunidad de visitar el laboratorio de Medicina Genómica y el CIMUS de la USC, también en Santiago de Compostela.

Estos días estamos empezando los proyectos que presentaremos el año que viene al público ante un tribunal, y puedo decir que vamos con una buena base estadística y con muchas ganas de especializar la biológica y la de retocar la de las TIC para programar en R, el software que utilizaremos para el análisis bioestadístico.

Finalizando con la misma cita, lo importante no es que aprendamos mucha estadística o que tengamos un extenso conocimiento en metabolismo de fármacos, relaciones y diferencias en el ADN de distintas poblaciones, medicina forense o autismo (proyectos que estudiaremos), sino que aprenderemos trabajando en equipo, con casos reales y con el afán de poder contribuir en investigación y de aprender, al fin y al cabo, lo que hemos escogido.

Pelayo Vieites Pérez